Ladys y lords

Desde que la tecnología celular lo permite, han circulado por internet videos ciudadanos que exhiben violaciones flagrantes a las leyes de la ciudad de México: las ladys y los lords. Casi cada mes aparecen nuevos personajes como éstos y sus acciones van desde violaciones al reglamento de tránsito, corrupción y agresión física. Su característica principal, y por eso les llaman “ladys”, es ser adinerados, prepotentes, alegar sus influencias y ser agresivos.

El lord del momento el #LordAudi es Rafael Márquez, a quien se le puede ver en posible estado de ebriedad, agrediendo a un oficial bancario e intentando atropellar a un ciclista.

Aparte del comportamiento más que reprobable de este junior, el fenómeno de las ladys y los lords demuestra el estado de impunidad y prepotencia al que están acostumbradas las personas que tienen o no cierta influencia política o económica; sin embargo, esta violencia irracional no es privativa de familias con estas características, de todos los estratos sociales se muestran ciudadanos que violan las leyes y se tornan violentos cuando se les intenta sancionar, como lo ha demostrado Arne aus den Ruthen, city manager de la delegación Miguel Hidalgo.

Lo anterior desenmascara un hecho lamentable para los capitalinos: los ciudadanos están acostumbrados a la impunidad en las calles, impunidad de muchos tipos.

Es más alarmante de lo que se lee; el alcance de Internet lo ha hecho global, pero cada uno de los capitalinos tiene una historia de abuso de autoridad y violencia vehicular. Esto como consecuencia de un hecho bien conocido desde hace décadas, pues las autoridades encargadas de hacer valer la ley no la cumplen, muchas veces ni la conocen.

Hablaba de las ladys y los lords, pero a través de las denuncias ciudadanas en los videos (lamentablemente no son tantas las denuncias formales), podemos darnos cuenta que desde oficiales, taxistas, amas de casa y juniors, es decir, la mayoría de los ciudadanos tienen actitudes agresivas cuando incumplen la ley y se les intenta sancionar.
Tampoco hay que confundir, hay bastantes policías que hacen lo que les corresponde en la ciudad y contribuyen al orden en ésta, mas son mayorías los que tienen que se llamados, casi forzados a hacer su trabajo: cientos de violaciones al reglamento de tránsito son cometidos pero no es hasta que un ciudadano los llama para que hagan valer la ley… ante las cámaras.

Lo anterior nos lleva a otro punto de este fenómeno que es el sentirse videograbado. Esto, muy probablemente contribuye a la actitud agresiva del infractor, que se siente insultado. En realidad, ninguna persona puede ser grabada sin su permiso, esto es algo importante que, como todo, en este ambiente de impunidad, se pasa por alto. Por otra parte, cuando alguien comete una violación a la ley, es susceptible de ser grabado, no importa cuanto alegue.

Lord Audi, como todos los anteriores y los que seguramente habrá está alimentado y cobijado por la costumbre social de esta ciudad: la impunidad. Como estamos acostumbrados a que no se hace valer la ley, la mayoría la violan en mayor o menor grado y quienes se sienten con influencia económica o política hacen lo que les viene en gana, porque pueden hacerlo, porque las multas son risibles y evitan la cárcel.

Para acabar con esto sería necesario, además de la exhibición en los medios, que ya es un importante paso, la acción efectiva de la policía, pero esto es un problema de otras características y difícil de resolverse a corto o mediano plazo. La mayoría no sabe ni cómo proceder y caen en la contradicción, por un lado videos de tortura a ciudadanos y por otro no quieren ni tocar a un junior que agrede ante la cámara a un oficial de policía ¿quién dice que no puede tocarlos o someterlos? Más aún cuando el personaje agrede física y verbalmente al oficial o a otro ciudadano y nota un estado de ebriedad éste tiene todo el derecho de someterlo y llevarlo ante el ministerio.

No nos acostumbremos a la impunidad ni a la violencia, esto es algo que ni Mancera ni Peña Nieto mencionan porque evidentemente no lo tienen en mente ni en su política y los resultados ahí están, cada vez más casos de ladys y lords, cada vez más hartazgo por el incumplimiento de la ley, cada vez más denuncias en redes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s